King Crimson: Three of a Perfect Pair (1984)

KCEn el día de hoy presento el tercer y último álbum de la etapa 80’s de King Crimson, el último hálito antes que, en textuales palabras de Bill Bruford, Robert Fripp “disolviera la banda por enésima vez”. La banda repite formación (es decir, Fripp, Belew, Levin y Bruford), lo que ya sería un record en su carrera, y presenta en su material una temática musical más new-wave y pop, si así se lo quiere llamar. Una forma bastante sintética, pero acertada, de expresar el contenido de este disco.

Los talentos compositivos de Fripp, y especialmente de Belew, demuestran en este material que todavía tenían unos cuantos cartuchos y que el modelo de Discipline no estaba para nada agotado. Desde mi perspectiva, si bien es un disco que me encanta, este mismo presenta más de una vicisitud. En su material anterior, Beat, ya se había gestado la dicotomía entre las canciones relativamente más accesibles y las del King Crimson clásico, y en Three Of A Perfect Pair esta división se profundiza aún más, al punto en que las canciones más “modernas” que representan las inquietudes musicales de Belew, se agrupan en la primera mitad del álbum, mientras que las piezas “avant-garde” (provenientes de Fripp) se encuentran en la segunda parte, como si fueran dos álbumes en los que no habría necesidad de por qué mezclarlos el uno con el otro. El desequilibrio resultante lo podemos dilucidar de una forma brusca, ya que presenta indisimulables contrastes que nada tienen que ver con la perfecta armonía  que presenciábamos en Discipline. Está claro que Belew y Fripp, quienes tan bien se habían complementado años antes, se orientan ya por caminos musicales virtualmente opuestos, lo cual esclarece el hecho de que Three Of A Perfect Pair haya sido el último álbum de Crimson por una década.

Y así, en la primera mitad, podemos vislumbrar el altamente creativo mundo de Belew, donde melodías de primerísimo nivel, maravillosas vocalizaciones, trucos de guitarra novedosos, ritmos sostenidos y marcados tintes new-wave se entrelazan en cuatro canciones que encajan perfecto. La pieza que da su nombre al álbum es perfecta, la alquimia entre su evidente accesibilidad y creatividad, sumada a lo moderno y pulido de su sonido, se revela de una manera insuperable, y para rematar, un solo de Fripp totalmente fuera de serie, radicalmente distinto a cualquier cosa que la banda intentara antes; con Robert haciendo que su guitarra suene casi como un timbre. La siguiente, Model Man, es ligeramente más débil, pero gana sus puntos con un arreglo rítmico imparable. Sleepless es algo sencillamente único, que no escucharás en ninguna otra parte. Empieza con una línea de bajo a cargo del indiscutido rey de ese instrumento, Tony Levin,  a la cual se le van agregando los demás instrumentos creando un ambiente maravillosamente paranoico y opresivo que transmite con creces la idea del insomnio sugerida en la canción. Con su rítmica infernal y la paranoica vocal de Belew, Sleepless, literalmente, te quema la mente. Definitivamente es mi canción favorita del disco, y se encuentra ubicada en el top 5 de toda la carrera de la banda. Y para cerrar tenemos Man With An Open Heart, que además de ser una canción que me desagrada totalmente, es un tema de excelente calidad, con curiosas líneas de guitarra aflorando por todas partes y un estribillo más que memorable, que coloquialmente hablando, se le pega a cualquiera.

A partir de aquí el álbum entra en su faceta más “avant-garde” y lamentablemente, aunque tiene sus momentos más que interesantes, se desinfla bastante con respecto a cómo habíamos empezado. Es que, si bien amo inmensamente a Fripp (que nadie me hable mal de él porque se gana mi odio y desprecio eterno), siempre fui más afín a sus composiciones estructuradas, puntuales, perfectas y matemáticas, a que esos jams atonales que para este álbum francamente me cansaron un poco (me gusta en muchos músicos, pero en él no del todo). La canción Nuages (That Which Passes Passes Like Clouds) realmente me gusta, consiste en un relajante paisaje sonoro que evoca las más idílicas escenas visuales, como la de las nubes arrastradas lentamente por el viento en un cielo despejado y brillante en el campo. Claro que el mismo título está sugiriendo esta idea, por lo tanto no estoy diciendo ninguna revelación, la cuestión es que además de haberme gustado que dure un poco más, se trata de algo más que análogo a The Sheltering Sky, de Discipline, lo que lo hace más de lo mismo. Industry es, sí, puro avant-garde, una canción inquietante, con un golpeteo persistente y notas aleatorias de bajo y guitarra que van saltando agresivamente como puñaladas. No es lo mejor de su material, pero debido a mi retorcido gusto, esto sí me traslada a un ambiente más agradable que la pieza anterior.

Dig Me es una curiosa e indescifrable mezcla que contrasta notoriamente (y perfectamente) con un genial estribillo pop, funciona. No Warning es aceptable, pero no deja de ser, para mí, un tema de relleno. Y concluímos con Lark’s Tongues In Aspic Part 3, si bien no le hace sombra a las dos fantásticas piezas de 1974, logra cerrar el álbum con un instrumental magnífico que comienza con una serie de notas hiper-veloces y va adquiriendo un desarrollo implacable que llega a su mejor momento sobre la mitad, donde el ritmo logrado parece aplastar frenéticamente todo a su camino. Eximio.

En la reedición del disco en el año 2001 se añadieron seis canciones extra, comenzando con la horrible The King Crimson Barber Shop (interpretada completamente por Tony Levin) y culminando con la genial Sleepless (Dance Mix), que el día que sea DJ de un lugar espero pasarla.

Si te gustó Discipline, Three Of A Perfect Pair no te defraudará, e indudablemente constituye una gran mejoría sobre Beat. Aprovechen que seguro mañana ya lo levantan, o puede que Fripp toque mi puerta con sus “abogadillos” (sólo para entendidos del género).

three-of-a-perfect-pair-30th-anniversary-edition-front01. Three Of A Perfect Pair [4:13]
02. Model Man [3:49]
03. Sleepless [5:22]
04. Man With An Open Heart    [3:04]
05. Nuages (That Which Passes, Passes Like Clouds) [4:47]
06. Industry [7:05]
07. Dig Me [3:17]
08. No Warning [3:29]
09. Larks’ Tongues In Aspic Part III [6:07]
10. The King Crimson Barber Shop [1:37] (*)
11. Industrial Zone A [1:44] (*)
12. Industrial Zone B [4:33] (*)
13. Sleepless (Tony Levin Mix) [7:26] (*)
14. Sleepless (Bob Clearmountain Mix) [5:24] (*)
15. Sleepless (Dance Mix) [6:17] (*)

(*) Bonus tracks edición 2001

 

————————————-
AVISO: APARENTEMENTE EL VIEJO FRIPP ANDA ABURRIDO Y RASTREA TODO EL TIEMPO EN INTERNET PARA BUSCAR LINKS DE DESCARGA DE DISCOS DE KING CRIMSON. LAMENTABLEMENTE, MEGA ME DA DE BAJA EL ARCHIVO DE ESTE DISCO SÓLO HORAS DESPUÉS DE PONERLO. Y DADO QUE YA ME HAN BAJADO UNA CUENTA ENTERA, NO LO VOLVEREMOS A SUBIR PARA NO CORRER DE NUEVO LA MISMA SUERTE. FRIPP VIEJO PUTO, ANDÁ A HACER ALGO MÁS DIVERTIDO… DE ÚLTIMA DAMOS UN POCO DE PROMOCIÓN A TU MÚSICA. ENTRE ESO Y EL FASCISMO PURO DE NO DEJAR SACAR FOTOS EN LOS RECITALES REALMENTE ME DAN GANAS DE QUEMAR TODOS TUS DISCOS. COMO MÚSICO SERÁS UN GROSO, PERO COMO PERSONA SOS PATÉTICO. GRACIAS

 

sweetheartagram

I've seen you smile but I've never really heard you laugh

More Posts

  • King Crimson: Three of a Perfect Pair (1984) » thetimeisdead, interesante. Me encanta vuestra web.

  • Pingback: King Crimson en los 80 | 1 disco 1 canción()

  • Luis Gutierrez

    Carla, me resulta muy interesante tu blog, la selección discográfica no tiene desperdicio.
    Llegue de casualidad buscando información del último disco de Richard Coleman y por suerte me encontré con otro material que desconocía de él.
    Te envío un afectuoso saludo.