Machine Head – The Burning Red (1999)

machine 99Dos posteos casi seguidos es algo que no se consigue por este blog. Pero de la nada me vino este disco a la mente.

Y la verdad es que ni idea cómo pasó eso, porque estaba plácidamente escuchando “Ram” de Paul McCartney. Porque pasar de ese tremendo disco, a ESTO… Digamos que es preocupante. Pero en fin, a las señales no hay que dejarlas pasar por alto, aunque en este caso no sea para algo “tan” bueno.

Y digo esto porque el 80% de los fans de Machine Head está de acuerdo en que este disco es una porqueria importante. Y vamos a ser honestos, no vengo con el disco al blog para convencerlos de lo contrario, pero tampoco es que “The Burning Red” sea TAN malo. Vamos a pensarlo así: No es un disco grandioso, pero comparado a “Supercharger”, es maravilloso. Si eso no les dice nada…

Y nos remontamos a 1999… Todos los que tengan entre 30 y 35 años se van a acordar de la moda del nu-metal, rap metal y cualquier cosa parecida que les venga a la mente. Y lamentablemente a Robb Flynn le pareció que era una buena idea dotar a Machine Head, que ya nos había dado dos tremendos discos como “Burn My Eyes” y “The More Things Change”, de ese sonido propio de Korn, Limp Bizkit y la banda que se les ocurra. Cuando escuché “The Burning Red” en el año de su edición me parecía algo genial, mágico, etc… Pero también… tenía 17 años y ESTO era la música que pegaba. Pero hoy, tanto tiempo después, no le tengo el mismo amor que le tenía por aquel entonces. Bueno, tal vez esté siendo muy duro con el disco, un poco de amor me queda… Pero la verdad es que lo escuchamos y suena “propio de su tiempo”, y no tiene un sonido que haya trascendido “ese” momento. Un caso opuesto es “The Blackening”, sin dudas la obra maestra de Machine Head, que va a ser disfrutado por las generaciones que vengan, como nosotros hicimos con “And Justice for All”, “Rust in Peace”, “Cowboys from Hell” o cualquier disco clave que se les ocurra.

[ya vean ese video y dénse cuenta de la idea de venderse]

Ejemplos claros de tracks comerciales (a tono con lo que sonaba en 1999) son el single From This Day que pueden ver aquí arriba, con un rap-metal que no es de lo mejor. O sea, si quiero eso, escucho Korn, que lo hacían bien y mejor. Y por supuesto no nos podemos olvidar el cover del ínfame Message in a Bottle de The Police. Demás está decir que odio a Sting con mi alma (aunque no tanto a la canción original), pero al menos, en este caso, Robb Flynn la hizo sonar más trágica y le eliminó la peor parte de la letra. No es una canción mala, pero lo que no me parece es que sea “parte” del disco; es decir, en otras ocasiones Machine Head hizo covers pero terminaron en ediciones limitadas o especiales, y digamos que las versiones quedaban mejor puestas de esa manera. En fin, ya pasaron casi 20 años… no nos vamos a quejar ahora.

ES MÁS: acabo de recordar que una vez figuró este tema en la sección “Cover de la semana”! Miren si será viejo esto, Marzo 2013.

Desire to Fire tal vez suena bien como apertura (después de la atmosférica y corta intro de Enter the Phoenix), pero la verdad es que letras como “fumamos sensimilla y tomamos Vodka y C-O-C-A…” (encima rapeado)… Ya ahí nos fuimos a los caños. Seguro que si vemos a la banda en vivo tocar este tema nos ponemos locos y queremos hasta el vodka más barato que exista, pero en el contexto del álbum suena vergonzoso.

Más allá de las críticas, reconozco que hay al menos 3 o 4 temas que son fundamentales, y que sin ellos el disco estaría condenado al olvido más absoluto e imperdonable. Y por suerte esos temas son realmente grandiosos.

Mis favoritos de siempre son Silver, donde Robb por suerte no rappea sino que CANTA, y la letra está realmente buena; Five, la canción más furiosa (y mejor) del disco. Más de 5 minutos de un Robb Flynn recontra enojado (y con justas razones). Es una historia REAL, en la que Robb relata con todo detalle el abuso que sufrió cuando tenía 5 años. Y la verdad que es jodida la letra, más aún sabiendo que Robb está hablando de él mismo. Es realmente muy triste y miserable. “Abusaste y destruíste a un nene de 5 años, y me hiciste sufrir, hijo de puta. Se perdió la inocencia”. Es una canción que duele, pero a la vez es lo más honesto y sincero de “The Burning Red”.

Y por último me queda el tema homónimo, y que casualmente viene después de Five y cierra el disco. Y por suerte lo cierra de una manera categórica y mágica, como si en los últimos dos tracks la banda puso lo mejor, y nos hace olvidar lo que habían sido From This Day y Desire to Fire. Y a mi me hace desear que el disco tuviera más canciones así. Más allá de que capaz la letra pueda sonarles como un “cliché” nu-metal, musicalmente The Burning Red es increíble. Son unos 7 minutos donde la tensión y la depresión están latentes y amenazantes, pero siempre rodeadas de una atmósfera que logra que dejemos de lado ciertos aspectos de la letra. Todo toma sentido cuando llegamos a la marca 3:30 y se siente, de una vez, la banda completa. Y qué quieren que les diga… Robb dice “Aférrate, estoy cayendo y ya no puedo respirar”, y le termino creyendo, porque logró una canción donde REALMENTE matchean la letra y música. Y eso es algo díficil de conseguir. Son unos versos miserables, sin esperanza, y la música, densa y triste, los hace sonar aún más vacíos y desesperados. Digamos que en cierto punto es comparable a Message in a Bottle: Machine Head dotó a la música de una oscuridad y densidad más acordes a la letra que la música original de The Police (que hasta sonaba divertida)

Cuando termina The Burning Red somos conscientes de que no hay una luz al final del túnel, sino que se apagó hace rato, y no hay lamparitas de reemplazo en kilómetros: “Veo el sol comenzar a salir / Y me enceguece / He visto el mundo con ojos cansados / con los que estoy llorando / He visto a la oscuridad hipnotizarme y confinarme”

Esa luz no existe al final de “The Burning Red”, pero para que el álbum termine mejor que lo que empezó, está perfecto que así sea. No será el mejor disco de Machine Head, pero con Silver, Five, Nothing Left y The Burning Red, tenemos 4 temas por los que vale la pena bancarse los momentos malos.


machine br
01 • Enter The Phoenix (0:55)
02 • Desire To Fire (4:50)
03 • Nothing Left (4:05)
04 • The Blood, The Sweat, The Tears (4:08)
05 • Silver (3:53)
06 • From This Day (3:55)
07 • Exhale The Vile (4:53)
08 • Message In A Bottle (3:31)
09 • Devil With The King’s Card (4:06)
10 • I Defy (3:42)
11 • Five (5:19)
12 • The Burning Red (6:43)

Total: 50:00

MEGA @ 320
Password: thetimeisdead


 

thetimeisdead

I don't feel alright in spite of these comforting sounds you make

More Posts